default logo

Psicomotricidad Relacional

El objetivo de la Psicomotricidad Relacional (Práctica Psicomotriz Acouturier) es la maduración psicológica del niño/a y el desarrollo de su identidad, a través de la vía motriz, teniendo en cuenta los diferentes aspectos que conforman su persona: aspecto afectivo, motor, cognitivo y social.

Respeta la originalidad y la autenticidad de cada niño/a, su propio ritmo y sus capacidades, con el objetivo de potenciar su autonomía y mejorar la comprensión del mundo que le rodea, considerándolo/a protagonista de su propio desarrollo. Favorece su autoestima, aprende a identificar e expresar sus emociones, favorece la comunicación su entorno y el desarrollo del lenguaje, la conciencia y el dominio de su propio cuerpo, la atención, la memoria, la concentración y la resolución de problemas.

La Práctica Psicomotriz utiliza el juego espontáneo, la acción y el movimiento ya que es a través de estos como el niño/a expresa su mundo interior, sus emociones, sus miedos y también sus alegrías.

Las sesiones se desarrollan basándose en una pedagogía de espacios y tiempos y se realizan en un lugar privilegiado para los niños/as: la sala de psicomotricidad. En ella el niño/a puede desarrollarse sin exigencias ni expectativas en compañía de un adulto que escucha sus necesidades sin reprimirlas ni juzgarlas y que le acoge, le contiene y le acompaña en su proceso de maduración, ayudándole a evolucionar.